Los 6 impulsores clave de mentalidad empresarial para activar el crecimiento de tu organización · MAG ESTHER ESTEVA

Los 6 impulsores clave de mentalidad empresarial para activar el crecimiento de tu organización

En el artículo de hoy vamos a ver por qué NEGOCIOS y MENTALIDAD EMPRESARIAL van de la mano. Estos son dos factores integradores que no pueden darse por separado, han de funcionar correctamente para impulsar el crecimiento de tu organización.

La mentalidad se construye mediante la destrucción de antiguas creencias y en la construcción de nuevas bases internas formadas por tus fortalezas.

Unir tu talento, tus creencias, tus habilidades y tus aptitudes, tu formación y tu experiencia para crear e impulsar tu negocio desde pilares consistentes. 

6 impulsores clave de mentalidad empresarial para activar el crecimiento de tu organización

Impulsor clave 1 · Trabajar las creencias internas

Este tema parece un tópico, algo de lo que se habla mucho y que otras personas emprendedoras están trabajando, porque es el punto de inicio, desde donde empezar a trabajar de forma interna.

Es aprender a manejar y gestionar las creencias que en este momento forman parte de ti.

Tomar cierto tiempo en pensar cuáles son tus barreras personales, tus creencias limitantes o aquellas afirmaciones mentales que te frenan, para poder eliminarlas o transformarlas, y formar aquellas nuevas creencias y valores que nos llevan a otro punto.

Esto es algo que se trabaja constantemente, y te va a llevar algún tiempo, pues el miedo o las limitaciones aparecen en situaciones inesperadas, así mismo las podemos rebatir con el desarrollo personal de la autoconfianza, la eficacia personal, la seguridad y el autocontrol.

Tienes que entrenar de esta manera tu mente para que reaccione de forma consciente, aprendiendo a detectar cualquier situación de miedo o debilidad y ayudándote a crear alternativas nuevas para solucionar el problema o el reto surgido de la mejor manera. 

Impulsor clave 2 · Confirmarse como líder y adquirir habilidades directivas 

Pensar como líder en tu negocio, te ayudará a trazar tu dirección en cada momento.

Es fácil que, cuando se gestiona un negocio, se sea propenso a acumular tareas, a querer hacerlo todo, y a autoemplearse en lugar de liderar y gestionar el negocio realmente como un líder que forma un equipo, distribuye las actividades y orienta las decisiones y acciones para lograr los objetivos y resultados proyectados. 

Para ello, se trabaja con las Habilidades Directivas y el Liderazgo, como son las habilidades personales e intrapersonales, autoconocimiento, prioridades, fortalezas y debilidades, capacidad de resolver problemas y tomar decisiones, adaptarse a los cambios y al entorno, trabajar en equipo y formar equipo, delegar, trabajar la comunicación efectiva, la innovación y también la motivación.

Todo esto en pequeñas acciones que tú puedes implementar reforzando las habilidades que necesitas para liderar tu negocio y para tu crecimiento personal y profesional.

Impulsor clave 3 · Planificar la transición 

«Transición» como un período de tiempo indefinido en que tu mentalidad evoluciona y se transforma para absorber cambios y adaptarse: Desde una situación inicial/ actual, pasando por aquellas acciones que implican cambio, hacia una situación de adaptación objetivo/ de resultado, que es la base o la raíz del negocio, dirigida hacia la consecución del propósito y de la visión para el escenario futuro.

En este caso, no se trata de cortar de raíz con lo que se estaba llevando a cabo sino que se trata de ir integrando, modificando y optimizando mediante acciones nuevas, nuevos hábitos, nuevas rutinas y la definición mejorada de los objetivos, estableciendo así una base mucho más sólida del negocio hacia los resultados deseados.

Pues no se trata de cambiar por completo todo lo que se estaba llevando a cabo sino que se implementan, cambian, se prueban y se analizan aquellas acciones/ decisiones que no funcionan hasta el momento y se van a integrar aquellas acciones/ decisiones que dan buenos resultados o que se requieren para cumplir con las nuevas necesidades, creando así una red o sistema de procesos que mejoran el resultado y que va a permitir consolidar ese sistema como base de la cultura organizacional de tu negocio, un sistema de producción optimizado, funcionamiento y organización integral, y la toma de decisiones basada en objetivos y resultados. 

Impulsor clave 4 · Iniciativa, proactividad empresarial y pensamiento disruptivo

Este punto va ligado con el anterior, en relación a que en la transición hacia la mentalidad empresarial y la transformación de tu organización se deben establecer prioridades de aquellos objetivos a conseguir y crear una ruta de acción viable y sostenible en la que se establezcan los pasos y la planificación formal y material para obtener los resultados deseados. 

Para ello, la Iniciativa y la Proactividad empresarial son actitudes que se han de poner a funcionar para avanzar por esa ruta constante hacia los objetivos. 

Has de tener presente que eres tú quien debe tomar las decisiones más importantes por lo que no puedes caer en la trampa de las creencias limitantes, los bloqueos ni de la parálisis por análisis, por lo que tendrás que tomar la iniciativa y para ello tener un buen método de toma de decisiones.

Como también es importante trabajar en habilidades relacionadas con el pensamiento disruptivo y la innovación, es decir, habilidad para pensar más allá del problema, e ir en la búsqueda y selección de soluciones nuevas a los retos que surjan, con la finalidad de obtener mayor seguridad a la hora de emprender acciones o tomar decisiones y de innovar y plantear soluciones que aporten ventajas competitivas reales a tu organización. 

Impulsor clave 5 · Aprender aquello que hace falta

Uno de los factores principales para el crecimiento de una organización es la adquisición y uso de conocimientos diversos por parte tanto del líder como de los responsables y del equipo, conocimiento básico pero también para la diferenciación de la organización, su impulso, su gestión efectiva y la consecución de los resultados es necesario un conocimiento específico, de alto valor para llevar a cabo las actividades clave de la organización y desarrollar aquello que es singular o especial del negocio.

Es por ello que como líder es necesario que desarrolles conocimientos específicos y mejores continuamente tu formación, capacitación y desarrollo de competencias y habilidades que se requieran para tu actividad. 

¿Cómo puedes adquirir esos conocimientos? Destacamos dos vías de adquisición de conocimientos: 

  • Creación de conocimiento basado en experiencias > Cuando te encuentras situaciones nuevas en tu entorno, debes adaptarte y obtener e implementar soluciones, poner acción. El aprendizaje basado en experiencias pasadas permite desarrollar habilidades para la toma de decisiones de situaciones o retos similares que aparezcan nuevamente de forma orgánica o espontánea, por lo que debes aprender de esas experiencias, analizar las acciones que tomaste en ese momento, y utilizar como si de una herramienta se tratase aquellas acciones y decisiones que tomaste que fueron acertadas y que dieron resultados positivos así como aprender de los errores o desviaciones que se produjeron y cómo las superaste. Se puede extraer mucha información nueva y conocimientos nuevos de esas experiencias pasadas basados en la prueba – error. Gestionar ese conocimiento creado sirve como activo para crear nuevos procesos o nuevas formas de hacer las cosas, innovar, crear sistemas que funcionen mejor, innovación nueva o mejorada a muchas de las cosas que llevas a cabo para mejorar continuamente y obtener mejores resultados en el futuro.
  • Adquisición de conocimiento mediante formación > Este conocimiento se adquiere pues se inicia a través de un proceso consciente, en el punto anterior hablamos de proceso natural que se adquiere con el tiempo y en este caso se trataría de un proceso planificado y controlado, pues proviene de haber detectado unas necesidades concretas y específicas de conocimientos que se deben adquirir para mejorar aquellas competencias y habilidades determinadas previo análisis de los conocimientos que requieres en cada momento en el transcurso de desarrollo de tu organización. Para ello, se identifican las necesidades de formación y se planifican y programan, para su realización durante un período determinado. Adquirir nuevos conocimientos o mejorar conocimientos definidos y específicos, por medio de programas de formación para conseguir unos objetivos finales. Mi recomendación es que diseñes tu propio calendario anual de formación, con aquellos conocimientos que necesitas adquirir o mejorar, contrates los programas de formación seleccionados y lleves a cabo esas acciones a lo largo del año. Igualmente puedes hacerlo para tu equipo, y a final de año evaluar el resultado en crecimiento obtenido de tu organización, al igual que establecer un sistema de gestión de conocimiento en la organización para que todo ese conocimiento sirva en la toma de decisiones, la obtención de ventajas competitivas y para la innovación en el negocio. 

Impulsor clave 6 · Cultura organizacional, Valores y Aliados

Sentar las bases en tu organización y rodearte de las personas adecuadas. La importancia de construir la cultura organizacional junto a tus colaboradores y las personas que integran tu organización así como de contar con colaboradores externos y socios que contribuyan y aporten valor, puntos de vista diferentes; personas con tus mismas inquietudes, que comprendan tu camino y sean facilitadoras de innovación, comunicación, tendencias, recursos, acompañamiento, etc. Cada una de las personas que entran en contacto con tu organización aportan una cosa u otra, es por tanto que ser consciente de las oportunidades que puedan llegar a ti y saber utilizarlas, contribuyen a la mejora de tu organización y tienen un impacto en tus propios resultados. 

“Las personas de las que te rodeas en tu entorno, impactan en tus resultados”

Al mismo tiempo que se asientan los valores de tu organización, y se difunden entre las personas que colaboran en ella, se trazan objetivos y se consolida la misión y visión de tu organización.  

Comenta

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos marcados son requeridos*