¿Cómo transformo mi negocio en un negocio sostenible? · Sostenibilidad - BLOG ESTHER ESTEVA

¿Cómo transformo mi negocio en un negocio sostenible? · Sostenibilidad

¿Sientes diariamente que estás perdiendo el foco?

¿Por qué sientes que no das a más, con sobrecarga de tareas y sin resultados?

¿Por qué no estás consiguiendo las metas y objetivos que te habías marcado para tu negocio?

Diagnóstico: Tu negocio ha dejado de ser sostenible para ti

Y esto te lo digo de forma muy evidente, tiene que ver con las necesidades que tú tienes y que han dejado de estar cubiertas por tu negocio en este momento.

Me explico….

«Tu negocio ha perdido la sostenibilidad en relación a tus necesidades» quiere decir que ya no cumple con tus expectativas actuales y no están cubiertas las necesidades básicas de crecimiento, de eficiencia, solvencia, de especialización y a nivel personal de tiempo,  de dinero y de cuidado.

Esto se traduce a una desmotivación profunda con síntomas de dejadez, pesadez, pasotismo y procrastinación.

Un negocio ha de ser sostenible «para ti»

La sostenibilidad es parte de tu modelo de negocio como una de las características comunes de los negocios exitosos. Se trata de que tu negocio acompañe tu estilo de vida y no al revés, siendo arrastrado por tu negocio.

Cuando empiezas con tu negocio sueles compaginarlo con estudios, familia y otras responsabilidades. El negocio debe crecer acompañándote en tu proceso emprendedor y no al revés.

Si has tenido momentos de «no poder con más» porque hay mucho trabajo y tienes que hacer otras miles de cosas, ten clara, siempre, tu visión estratégica, que debes concebir a largo plazo en un crecimiento escalable.

Por eso, es importante que desarrolles tu escalabilidad procesando el crecimiento con el modelo de Escalera de Valor y con un plan de acción estratégico paso a paso para saber qué es lo que toca hacer en cada momento.

Esto no será siempre perfecto en tu negocio pero sólo con una simple base de ello, poner en marcha este plan de estrategia a largo plazo y cuando te desvías volver al plan, funciona.

¿Cómo conseguir que tu modelo de negocio sea sostenible?

1 · Cuidarte y cuidar tu negocio

Es importante implementar hábitos correctos, tanto personales como rutinas en tu negocio, cuidar tu entorno, priorizar en ti primero y luego en el negocio son cosas que tienes que hacer antes de cualquier otra cosa, porque tú eres quien tienes las riendas del negocio, mantenerlo en control, tomar decisiones y poner tu tiempo, tu dinero y tu conocimiento en ello.

Si tú no te cuidas primero, si no priorizas en ti, en descansar, en llevar un orden y unos hábitos, en formarte y crecer tú personalmente, difícilmente vas a poder transformar tu negocio en un negocio sostenible a largo plazo.

Para que tu negocio sea sostenible a largo plazo tienes que poder llevarlo a diario «sin quemarte».

Por eso es tan importante cuidarte y cuidar de tu negocio.

Cuidas de tu negocio cuando lo organizas, cuando creas planes de acción para no perderte y volver loco a tu equipo, también cuando delegas las tareas y las asignas a la persona adecuada, obteniendo colaboraciones positivas, creando un vínculo con tu cliente, vender de forma ética en tu negocio, cuando mides los resultados, y cuando piensas a largo plazo.

2 · Tener claras las prioridades

Otro de los puntos importantes para que tu negocio sea sostenible, perdurable en el tiempo y que se adapte a tu estilo de vida es tener claras las prioridades, tanto personales como las del negocio.

Si tienes una acumulación de tareas en tu agenda y no tomas tiempo para organizarlas y clasificarlas, ver tu disponibilidad, llega un momento en que al final todo se convierte en Urgente y no te queda más remedio que quemar tiempo y energía restando tiempo a las cosas verdaderamente importantes, que son las Prioridades.

¿Cómo resuelves esto?

Creando una agenda consistente y planificada.

La única manera de tener todas las tareas bajo control es, una vez te llegan, antes de introducirlas en el flujo de actividades en la agenda, valorarlas y etiquetarlas.

Valorarlas en el sentido de:

> ¿Cuándo entregue esta actividad me reporta resultados o beneficios? Sí > Prioridad vs. No > Rutinaria.

> ¿Cuándo finalice esta actividad supone un crecimiento en alguna de las áreas del negocio? Sí > Prioridad vs. No > Rutinaria

> ¿Tiene plazo de entrega? Sí > Prioridad, organizo la disponibilidad de principio a fin, divido la actividad por objetivos más pequeños y marco la fecha límite y la fecha anticipada de entrega vs. No > Flexible, busco la mejor opción de tiempo en márgenes de disponibilidad para poder llevarla a cabo y flexibilizo ese tiempo.

Tener bajo control tus tiempos y actividades te permite llegar a todo, sin tener que hacer grandes sprints de trabajo y perdiendo tu credibilidad demostrando un bajo compromiso con tus clientes, equipo y colaboradores.

Etiquetas línea verde :  Prioridad. Rutinaria. Flexible. Personal. Descanso = ¡Lo estás haciendo bien!

Etiquetas línea roja : Urgente. Cancelar. ¡Tu método falla!

No dejes que ninguna de las tareas a realizar se conviertan en Urgente, la línea roja de tu tiempo.

Al organizar tu tiempo disfrutas más de tu día a día, evitas el estrés y ayudas a que tu negocio tenga estructura y organización con un flujo de trabajo efectivo a largo plazo.

3 · Tomar decisiones de forma inteligente y consciente

Igual que lo anterior. Tener una visión estratégica, es decir pensar a largo plazo.

Saber en cada momento, qué es lo que hay que hacer, respecto a los clientes, a los procesos, a las ventas, a los productos y servicios, a los proveedores y colaboradores, es decir, tomar decisiones que te permitan mejorar en rentabilidad, reducir costes innecesarios, simplificar tareas, cambiar programas y aplicaciones que no necesitas por otras herramientas que sean más estratégicas, pensar en cómo mejorar y distribuir de una mejor manera tus productos y servicios y también en cómo conseguir mejorar tus ventajas competitivas.

Tomar decisiones inteligentes que resulten en crecimiento para tu negocio y se trata de seguir el Proceso de Mejora Continua: (PDCA)

Planificar (PLAN), Implementar (DO), Medir (CHECK) y Mejorar/ Actuar (ACT)

Método E. Deming o PDCA

Este es el proceso que va a hacer crecer a tu negocio y en el que tienes que centrar tu atención en su funcionamiento, en el análisis de los resultados y métricas y mejorar siempre pensando en crecer a largo plazo.

4 · Introducir nuevos planes e innovar

Los negocios necesitan de continua innovación y adaptarse rápidamente a los nuevos cambios y tendencias. El ritmo es muy alto y por lo tanto para conseguir posicionarte en el mercado como un negocio puntero, adaptado a las necesidades cambiantes de los consumidores, y más si es en digital, tendrás que innovar.

Pero no innovar de cualquier manera, llamando la atención con estrategias super complejas, inventarte procesos o querer hacer cosas que te aten a estar presente en todo momento, como puede ser, estar en vídeo constantemente a diario, vender por WhatsApp, ya que tendrías que estar todo el día gestionando los mensajes, sino introduciendo planes acordes a la capacidad máxima que puede asumir tu negocio y con un plan de acción de actividades integradas, controladas y rendibles.

Crecer e innovar de forma coherente contigo, con tu tiempo y con las necesidades de tus clientes y tu negocio.

Para estar al día en tu negocio e innovar con procesos adecuados, puedes crear un plan de formación anual que te permita adquirir los conocimientos que necesitas de forma estratégica para luego introducirlas en tu negocio, para eso necesitas una constante formación.

La sostenibilidad de tu negocio y crecimiento a largo plazo está ligado con tu crecimiento personal y profesional, adquirir nuevos conocimientos para ti y para tu equipo e implementarlos en tu negocio.

5 · Seguir el ritmo natural de tu negocio

¿Por qué queremos similar el negocio de otros profesionales que admiramos y tenemos la inquietud de querer hacer todo lo que ellos están haciendo?

Si no respetas el ritmo natural de crecimiento de tu negocio, éste no va a ser un negocio sostenible.

Lo único que vas a conseguir introduciendo elementos y más elementos en tu negocio sin estar, este, todavía preparado, es abrumarnos, acumular tareas que finalmente no te van a dar resultados porque ninguna de ellas las vas a estar llevando bien.

¿Por qué?

Por qué es imposible que puedas llevar el ritmo de otros negocios que ya han pasado por el camino que tu estás recorriendo en este momento. Respeta el proceso, respeta el tiempo que necesitas para lograrlo.

Por eso, es habitual y es un error, imitar a otros haciendo webinars, estar en todas las redes sociales, crear 4 productos en un año, introducir grupales, individuales, querer estar en todas partes, no es la mejor opción cuando empezamos, porque estás sólo tú y tu negocio, y tu tiempo es limitado.

Simplifica y céntrate en las tareas que te reporten resultados.

«Mejor una cosa bien hecha, no perfecta, que diez sin resultados, la mitad aparcadas y con la agenda a rebosar de tareas.»

6 · No inventes, haz.

Como yo siempre digo, el sistema está inventado y no es necesario que quieras hacer cosas raras ni complicar los procesos de tu negocio.

«Siempre tendemos a querer hacerlo todo más complicado y difícil de lo que es»

Por eso, es tan importante simplificar las tareas, empezar «sencillo» para crear una buena base sólida donde trabajar y después poder darle más profundidad a la estructura, creándose desde sus cimientos hacia su complejidad pero de forma ordenada y siguiendo el paso a paso que otros ya han probado y han validado.

Por eso, si estás iniciando tu negocio y estás tú y tu negocio, sin equipo, empieza con una organización sencilla, básica para empezar a operar y cuando lo sencillo funcione podrás empezar a escalar e introducir más elementos en tu organización.

Así que como bien se dice «no inventes la rueda, la rueda ya está inventada» escoge un modelo de negocio a seguir, que esté validado, una estructura de operaciones sencilla y pon acción. Implementa poco a poco y construye tu negocio sostenible, rentable, eficiente, ágil, escalable y ético.

estheresteva

Esther Esteva


Comenta el artículo

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados con * son requeridos.